8 consejos para mejorar tu estado de ánimo y aumentar tus niveles de energía

El COVID-19 ha generado una disrupción significativa en nuestras vidas. Para muchos de nosotros, ha sido un momento traumático ya que los sentimientos de miedo e incertidumbre parecen dominar nuestras vidas. Como resultado, nuestro estado de ánimo y niveles de energía cambian tanto que sentimos que estamos en una montaña rusa todos los días.

Nuestros niveles de ansiedad y estrés son los que alimentan nuestros cambios de humor y bajos niveles de energía, y si no tomamos medidas para lidiar con esto, nos encontraremos en un lugar donde nuestro bienestar estará amenazado.

Aquí hay 8 poderosas maneras para mejorar el estado de ánimo que puedes aplicar ahora mismo y subir tus niveles de energía.

Seguir estos 8 consejos consistentemente te ayudará a desarrollar tu resiliencia y mejorar tu estado de ánimo y energía. Tu capacidad para navegar a través de la interrupción y la incertidumbre de la vida vendrá de un lugar de fortaleza en vez de confusión.

1. Has ejercicio y come alimentos saludables

Cualquier persona puede sentir tristeza, y un poco de diversión puede ayudarte a sentirte más como tú mismo nuevamente. Dar una caminata rápida, jugar un partido de tenis o hacer una clase de gimnasia de 30 minutos es una forma rápida y sencilla de distraerte para dejar de sentirte un poco deprimido y mejorar tu estado de ánimo y energía.

Sin embargo, comprometerte con un régimen de ejercicio regular es la mejor manera de mantener y controlar eficazmente tu estado de ánimo y tus niveles de energía a lo largo de tu vida. Junto con el ejercicio, comer comidas saludables y balanceadas es clave para mantener altos los niveles de energía.

Evita la comida chatarra, los dulces y el alcohol a toda costa cuando te sientas deprimido y con poca energía.

Hacer ejercicio y comer comidas equilibradas también contribuye significativamente a tener buenos patrones de sueño, que son esenciales para una vida sana y equilibrada.

2. Medita

La meditación produce cambios cerebrales que promueven las emociones positivas y reducen las negativas, como el miedo y la ira. Puede reducir la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la frecuencia respiratoria, los niveles de adrenalina y cortisol. El cortisol es una hormona que se libera en respuesta al estrés.

Comprometerte con prácticas regulares de meditación es una gran estrategia para manejar el estrés y la ansiedad en tu vida.

Hay muchos enfoques diferentes de la meditación y puede que te lleve un tiempo encontrar el que funcione para ti. Prepárate para explorar y probar algunos programas de meditación hasta que encuentres uno que te resuene.

Es posible que desees considerar la posibilidad de practicar yoga como primer paso. El yoga es una excelente manera de relajarte tanto como la meditación y el ejercicio. También hay clases de meditación, CD de libros o aplicaciones que pueden explicarte esta práctica de relajación.

3. Aprende a relajarte respirando

Cuando nos ponemos ansiosos y estresados, tendemos a respirar rápida y superficialmente desde la parte superior de los pulmones. Si hacemos este tipo de respiración durante demasiado tiempo, podemos terminar hiperventilando, ¡lo cual da miedo!

Cuando estamos en esta etapa, nuestro cuerpo se encuentra en lo que se llama un “estado de emergencia” y podemos experimentar síntomas físicos incómodos durante un ataque de pánico.

La buena noticia es que al cambiar tu respiración, puedes revertir estos síntomas. Al variar tu frecuencia y patrón respiratorios, podrás estimular la respuesta parasimpática del cuerpo. Este es el sistema igualmente poderoso y opuesto al de la Respuesta de Emergencia y a menudo se denomina respuesta de relajación o comúnmente conocida como Respuesta Calmante.

Hay otras variadas técnicas de respiración que puedes utilizar cuando te encuentras en momentos de estrés o miedo.

La técnica Calming Breathe es una de las muchas estrategias de respiración que pueden ayudarte cuando tengas poca energía, sientas miedo, estés confundido o ansioso. Esto puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo y energía.

Esta técnica necesita tiempo para convertirse en una parte natural de tu vida diaria. Por lo tanto, prepárate para trabajar porque tienes más control sobre tu vida cuando sabes cómo respirar correctamente.

La técnica de respiración calmante

1. Respira larga y lentamente por la nariz, primero llenando la parte inferior de los pulmones y luego la parte superior.

2. Aguanta la respiración a la cuenta de “tres”.

3. Exhala lentamente con los labios fruncidos mientras relajas los músculos de la cara, la mandíbula, los hombros y el estómago.

4. Socializa

Cuando tienes poca energía y te sientes decaído, lo último que quieres hacer es salir y socializar con la gente. Está bien hacer esto de vez en cuando, pero si entras en un patrón de autoaislamiento, entonces no te estás haciendo ningún favor.

Estar aislado conduce a la soledad y eso alimenta tus sentimientos de tristeza. Pasar tiempo con otras personas ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo. Los seres humanos estamos programados para ser sociales y cuando estamos con otros, nos distraemos y no pensamos en nosotros mismos.

Si te sientes deprimido, has un esfuerzo por comunicarte con un amigo o familiar que te agrade y que tenga energía positiva. Sal de la casa y has arreglos para reunirte con ellos para tomar un café o conversar un rato, envíales un mensaje o has una videollamada. Comprométete a tomar medidas para contactar o socializar con alguien cada vez que te sientas deprimido.

Si no tienes a nadie con quien pasar el tiempo, actúa y únete a un grupo, busca un pasatiempo o toma una clase. Aquí es donde tienes que ser creativo. Tienes el poder de elegir lo que puedes hacer para elevar tus niveles de energía y estado de ánimo.

Toma una decisión y da un paso para salir de casa y conectarte con la gente de alguna manera.

5. Encuentra un propósito y el significado de tu vida

No tener claridad en la vida o no saber lo que quieres, puede contribuir a que tengas bajos niveles de energía y sentirte deprimido. Saber cuál es tu propósito, el significado y claridad en tu vida mejora tu estado de ánimo, reduce el estrés y te mantiene mentalmente alerta.

En el libro No Te Preocupes Por Las Cosas Pequeñas… Y Son Todas Cosas Pequeñas, Richard Carlson muestra estrategias simples que puedes utilizar para dejar de hacer las cosas desproporcionadas, dejar de preocuparte por lo que podría suceder (pero que probablemente no pasará), deja de obsesionarte con las cosas que no puedes cambiar y las que simplemente no importan, ¡y comienza a vivir!

Richard Carlson ha escrito una serie de libros sobre el mismo tema, y ​​el mensaje principal en todos ellos es que cuando tienes sentido en tu vida, eso te da la capacidad de concentrarte en las cosas que importan, no en las que te está arrastrando hacia abajo.

6. Baila

Cuando bailas una canción que amas, ¡te sientes más feliz! Esto se debe en parte a la liberación de endorfinas y neurotransmisores positivos que experimentas en el momento en que bailas, especialmente cuando lo haces con una canción que te encanta.

Entonces, cuando te sientas con poca energía y un poco deprimido, pon tu canción de baile favorita y ¡déjate llevar y baila! ¡Está garantizado que te sentirás mucho mejor!

7. Huele un limón o aceites esenciales

Tu sentido del olfato está conectado con tu estado emocional, ¡y se dice que los limones estimulan el ánimo! Los estudios también han demostrado que los aceites esenciales como la lavanda y la albahaca pueden ayudar a reducir el estrés y la negatividad. La menta es un aceite esencial que aumenta la energía y alivia el estrés, al igual que la vainilla y la canela.

Cuando estés estresado o con poca energía, frota una loción perfumada de unas gotas de aceites esenciales en tus manos e inhala. Si tienes problemas para dormir, coloca en tu funda de almohada un paño con unas gotas de lavanda. La lavanda te calmará y te ayudará a quedarte dormido.

8. Abraza a tu mascota o a alguien especial para ti

La investigación ha demostrado que acariciar, abrazar o incluso mirar a los ojos a una mascota conduce a un aumento en los niveles de oxitocina. La oxitocina es la “hormona del amor” que también se libera durante los abrazos, las relaciones sexuales o la lactancia. Reduce los niveles de estrés y ansiedad al tiempo que aumenta los sentimientos de relajación, confianza y vinculación.

Mientras más abrazos tengas con tu mascota y más abraces a la gente, mejor te sentirás. Por lo tanto, sal y abraza tanto como puedas, sabiendo que tendrás más energía y te sentirás mucho más feliz con tu vida.

Pensamientos finales

Cuando pruebes estas técnicas, mejorarás tu estado de ánimo y tus niveles de energía. Aplica estas estrategias y mejora el estado anímico en tu vida para que puedas desarrollar tu resiliencia y capacidad para lidiar con las interrupciones e incertidumbres que enfrentas cada día, especialmente ahora que vivimos en un mundo con COVID-19.

Leave a Reply