22 Beneficios del Ajo

Los beneficios del ajo para la salud son: ayudar a adelgazar, mejorar la circulación, reducir la presión arterial, prevenir el Azlheimer, y el cáncer, mejorar la salud osea, tratar infecciones vaginales, tratar resfriados y otros que a continuación te expongo.

Medicamento milenario

El ajo era usado como un medicamento natural mucho antes de ser usado como condimento. En El Codex Ebres, papiro egipcio, que data del 1550 A.C, contiene 22 menciones sobre su poder curativo en cardiopatías, parásitos intestinales, tumores, etc. Hipócrates, un gran médico de la antigüedad, recomendaba utilizar el ajo por sus cualidades medicinales. En muchas civilizaciones antiguas el ajo se consumía para dar energía y proveer protección de todo tipo de males.

El ajo se utilizó en la cultura egipcia, junto con la cebolla y el pan, como base de la alimentación, y en la medicina hipocrática de Grecia.

En la antigua Roma, Galeno, Plinio el Viejo y Dioscórides mencionan su uso para tratar parásitos, problemas respiratorios o alteraciones de la digestión.

El ajo tiene su origen en Asia Central, pero su consumo en la medicina alternativa data al tercer milenio a.C en la India y el Antiguo Egipto, ya verás que los beneficios del ajo no son una cosa de ayer. Aunque los beneficios del ajo se han transmitido a través de la creencia popular, en la actualidad existen múltiples estudios científicos que dan fe de ello.

El ajo es mucho más que un condimento, es un espantaenfermedades cargado de propiedades nutritivas y beneficios para la salud (los compuestos sulfúricos y sus múltiples fitonutrientes, le dieron esta fama). De ahí que lo de colgar ristras de ajos en las casas no sólo se hacía para espantar a los vampiros, sino porque ya en la Antigua Grecia, Hipócrates, padre de la medicina moderna, lo utilizaba para tratar distintas enfermedades. Su consumo habitual puede ayudar a hacer mejor la digestión, a absorber mejor los nutrientes de los alimentos, y también optimiza las funciones del páncreas y del hígado.

A pesar de que su olor y gusto pueden espantar hasta el más malvado de los vampiros o a aquél pretendiente molesto, comer ajo en ayunas y todos los días nos ahorarrá dinero en el médico.

El ajo crudo tiene propiedades antisépticas, fungicidas, bactericidas y depurativas, debido a que contiene un compuesto llamado alicina, que actúa contra numerosos virus y bacterias, además de su poder antioxidante. Entre los principales beneficios del ajo para la salud se encuentran:

1. Antibiótico natural

En 1858 Louis Pasteur mostró que el ajo era un antibiótico natural, ya que detenía el crecimiento de bacterias que eran preparadas en un cultivo de laboratorio; durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la escasez de antibióticos, el ejército ruso lo utilizó masivamente. Una investigación realizada por la Wright State University halló que el ajo es uno por ciento tan potente como un antibiótico de penicilina.

La alicina, uno de los principios activos del ajo, tiene un gran variedad de actividades antimicrobianas.

Esto se debe principalmente a su capacidad de bloquear la actividad de dos grupos de enzimas: las cisteína proteasas y las de alcohol deshidrogenasas. Ambas se encuentran implicadas en el metabolismo de parásitos amebianos, bacterias, hongos y otros virus.

En su estado de pureza, la alicina, tiene capacidad antibacteriana. Es decir, para que haga efecto, el ajo debe tomarse crudo. Siguiendo esta norma, estaremos usando un agente curativo muy beneficioso para tratar enfermedades como el dolor de muela, diabetes o alergias.

2. Controla el colesterol

Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford, en California señala que la alicina que contiene el ajo reduce los niveles de colesterol total y triglicéridos altos. La alicina es un compuesto azufrado que se encuentra en el ajo que solo aparece cuando el ajo es machacado o cortado.
El ajo contiene alicina, una sustancia que cuida de nuestro sistema cardiovascular. Tanto es así que consumir cada día un diente ajo natural puede reducir el colesterol malo en un 9%, así lo asegura la Fundación Española del Corazón.
El ajo, al ser hipocolesterolemiante, ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. Así lo certifican más de 25 estudios o la propia Fundación Española del Corazón (FEC), la cual pone hincapié en la importancia de incluir ajo en la dieta.

Por otro lado, recientemente se ha descubierto que el ajo tiene también capacidad combativa contra la aterosclerosis, una enfermedad que deposita placas compuestas por grasas y colesterol dentro de las arterias.

3. Mejora la circulación

Al ayudar a disminuir el colesterol y prevenir que este se adhiera a las paredes arteriales, se disminuyen también las obstrucciones arteriales o arteriosclerosis que es la causa de la mayoría de infartos al corazón y derrames cerebrales. El principal efecto positivo del ajo proviene de la vitamina B, misma que reduce los niveles de homocisteína, una sustancia que puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos y del selenio que ayuda a combatir las enfermedades del corazón.

El ajo es rico en vitamina B, un compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína. Esta sustancia es la responsable de endurecer los vasos sanguíneos y de traernos múltiples problemas como trombosis o enfermedades de las arterias coronarias. Consumir un ajo en ayunas nos puede ayudar a combatir estos problemas.

Varios son los estudios desarrollados a lo largo de estos años que desvelan las propiedades beneficiosas del ajo en la circulación sanguínea.

La razón es la capacidad de la alicina de potenciar el aumento de agentes circulatorios que relajen los vasos sanguíneos, aumenten el flujo en la sangre y prevengan la formación de coágulos.

4. Reduce la presión arterial, aliando contra la hipertensión

Un ensayo clínico de la Universidad de Adelaida, Australia analizó los efectos del ajo sobre el sistema circulatorio para controlar la presión sanguínea y encontró que los participantes con presión arterial alta, que ingirieron un solo diente de ajo al día tenían una reducción significativa en la presión arterial sistólica y diastólica. El estudio encontró que la aliina, alinasa, y la alicina, son especialmente eficaces para mejorar la circulación de la sangre.
El ajo supone un buen remedio natural para un problema cardiovascular tan común como es la hipertensión. Esto se debe a la alicina y su capacidad vasoldilatadora, la cual ayuda a disminuir la presión arterial.

El método más eficaz para que el ajo haga efecto ante esta dolencia, es tomarlo en ayunas al levantarse con un vaso de agua.

5. Anticancerígeno

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill halló que las personas que consumen ajo crudo tienen la mitad de riesgo de cáncer de estómago y dos tercios el riesgo de cáncer colorrectal. El ajo bloquea la formación de potentes anticancerosos, denominados nitrosamina, que pueden producirse durante la digestión de determinados alimentos.

Es uno de los puntos de más controversia acerca de las propiedades del ajo. Muchos son los estudios que sugieren que el ajo es capaz de reducir el riesgo de contraer cáncer de estómago, próstata, intestino o páncreas entre otros, pero también existen detractores que pone en duda sus propiedades anticancerígenas. Recopilamos un par de investigaciones muy recientes para situarnos:

Según el Centro Provincial de Jiangsu para el Control y Prevención de Enfermedades (China), las personas que consumen ajo crudo al menos dos veces por semana tienen un 44% menos de posibilidades de desarrollar cáncer de pulmón.

En una investigación del Departamento de Medicina Experimental de la Universidad de Perugia (Italia), ponen en entredicho la correlación de reducción de riesgo de padecer cáncer de colon y el consumo de ajo.

6. Favorece la digestión

Según un estudio de la Universidad de Pennsylvania en Estados Unidos, comer de 1/3 a 1/2 diente de ajo a la semana cuida los intestinos y puede reducir en un 50 % el riesgo de cáncer de colon.Tomar ajo favorece la secreción de jugos estomacales, su acción antiséptica y antibiótica combaten numerosas enfermedades del aparato digestivo.

No se trata de comerse una cabeza de ajos cada día. La clave está en el equilibrio. Si nos acostumbramos a tomar el ajo como un medicamento cada mañana, en pocos días notaremos sus beneficios. Las digestiones se realizan mucho mejor porque el ajo estimula los ácidos gástricos y los alimentos se digieren y absorben adecuadamente.

Aunque a algunas personas el ajo le puede provocar gases, la ingesta de ajos ayuda a procesar mejor los alimentos que consumimos en nuestro aparato digestivo.

Además, el ajo contribuye a eliminar desechos del organismo como las bacterias y así prevenir inflamaciones intestinales y estomacales.

7. Reduce los refriados y tiene efecto descongestionante

Los suplementos de ajo ayudan a mejorar el sistema inmunitario y previenen enfermedades comunes como el resfriado o la gripe.

Algunos estudios revelan que, una persona que consume ajo, puede contraer una resfriado en un 63% respecto a una persona que no lo consuma.

Si cada vez que coges un resfriado acabas con mucha mucosas el ajo te viene muy bien porque descongestiona y es un buen antibiótico natural para tratar problemas pulmonares. Si sufres de sinusitis o estás pasando una época con mucha tos, puedes hacer vahos o prepararte algún jarabe a base de ajo.

El ajo es uno de los remedios caseros más populares usados en casos de resfriados. Se le atribuye un efecto descongestionante en el tratamiento de las afecciones en las vías respiratorias, resolviendo las congestiones, promoviendo la desinfección, desinflamando los bronquios y como expectorante.

8. Estimulante de las defensas

Un estudio del Instituto Tecnológico Agroalimentario y consideraciones emitidas por nutricionistas de la Agencia de Noticias de Información Alternativa (ANIA) de España asegura que el ajo reúne muchas propiedades antivirales y bactericidas que contribuye al refuerzo del sistema inmunológico y elevar las defensas.

9. Contra la impotencia sexual

Los científicos han descubierto que el consumo de ajo puede aumentar el deseo sexual de los hombres que experimentan impotencia. Un estudio realizado en San Thomas Hospital de Reino Unido demostró que el consumo de 4 dientes de ajo crudo al día ayuda a reducir el colesterol y contribuyó a mejorar el flujo sanguíneo en el pene que resulta en más erecciones.

Aproximadamente el 70-80% de los casos de disfunción eréctil se debe a causas fisiológicas. Esto indica que la medicina puede actuar para combatirla, siendo la dieta una gran aliada para superar los problemas.

Aunque la Viagra es el método más recurrido, se ha demostrado que el ajo ayuda a mejorar el flujo sanguíneo y por lo tanto las erecciones. Una vez más, la alicina es la gran responsable de mejorar nuestra salud.

10. Para una piel bella

Además de todos los usos anteriores, el ajo tiene una eficaz propiedad curativa y embellecedora sobre la piel. Su poder antioxidante ayuda a la piel y tejidos a regenerarse y mantenerse jóvenes. Las mascarillas de ajo suavizan la piel y la fortalecen, además de ayudar a la regeneración celular, entre los remedios caseros es muy popular para combatir el acné.

11. Ayuda a adelgazar

Un diente de ajo apenas tiene 4 calorías y contiene antioxidantes que pueden ayudar a adelgazar. Las razones principales son que el ajo crea la sensación de saciedad y por lo tanto suprime el apetito, por lo que las posibilidades de aumentar de peso decrecen.

Ciertos estudios indican que el ajo estimula el sistema nervioso y este libera la hormona adrenalina, lo que aumenta el metabolismo. Cuando más alto sea el metabolismo, más fácil será la quema de grasas.

Eso sí, como cualquier alimento, moderación en su consumo y siempre dentro de una dieta equilibrada combinada con ejercicio físico.

12. Beneficios bucodentales

El ajo tiene capacidad antimicrobiana. Así lo demuestra un estudio en el que sustituyó la clorhexidina (sustancia antiséptica utilizada para el enjuague bucal) por el ajo como desinfectante de cepillo de dientes. El resultado fue igual de eficaz, lo que convierte al ajo en una potente alternativa a la clorhexidina.

Además, los suplementos de ajo aceleran el proceso de curación de herpes labial. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, el dolor y la hinchazón se reducen drásticamente.

13. Previenen el Alzheimer

Según investigadores de la Universidad de Missouri (Estados Unidos), el ajo previene enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y otro tipo de demencias.

Esto se debe a que el ajo desarrolla antioxidantes que ofrecen beneficios protectores y curativos a las células del cerebro. Estas se hacen mucho más resistentes al estrés o a la inflamación, causas principales de la aparición de enfermedades neurológicas.

14. Fortalecen nuestros huesos

El ajo posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas muy beneficiosas para reducir el dolor en las articulaciones. Además, gracias a que es rico en antioxidantes, el ajo ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Así pues, sirve como remedio natural para prevenir o tratar problemas como la artritis reumatoide, osteoporosis o osteopenia.

Fundaciones dedicadas a trabajar problemas óseos como Save our Bones, incluye el ajo dentro de los suplemento natural para la construcción de huesos sanos y fuertes.

15. Cuida nuestra piel

Gracias a que es un potente antioxidante y es poseedor de elementos amiláceos y mucilaginosas, el ajo se convierte en un potente remedio natural para el rostro, manteniendo la piel joven, tersa y sobre todo sana.

La dermatitis, granos, furúnculos, piel seca, hongos, acné, piel irritada o sensible o arrugas pueden ser combatidas gracias al ajo.

Para que el ajo haga efecto en nuestro rostro, lo ideal es tomarlo machacado, combinándolo con un poco de aceite de oliva.

16. Ayuda al rendimiento deportivo

Existe una tendencia dentro de los deportistas a consumir ajo crudo antes de un entrenamiento por su creencia a que mejora el rendimiento y favorece el desarrollo muscular.

Lo cierto es que, gracias a los beneficios del ajo en la circulación sanguínea, los nutrientes llegan a los tejidos de una manera inmejorable y por ende los músculos se ven beneficiados.

En todo caso, no está demostrado que tomar ajo antes de practicar deporte sirva para mejorar el crecimiento muscular. Simplemente, el ajo se debe usar como un estímulo dentro de una dieta saludable.

17. Ayuda a que seamos más longevos

Un estudio sugiere que el extracto de ajo envejecido previene el envejecimiento fisiológico sin afectar a los trastornos de memoria.

La investigación se llevó a cabo en ratones con senescencia (envejecimiento) acelerada y el resultado desvelaba una mejora notable en los déficit de aprendizaje y una esperanza de vida de dos meses extra.

18. Gran aliado del hígado

Junto a la alicina, el ajo se compone de arginina y selenio, componentes que ayudan a frenar que las sustancias tóxicas filtradas por el hígado lleguen a otras partes del organismo.

Una de estas sustancias son las lipoproteínas de baja densidad (VLDL), las cuales pueden dañar al hígado si no llevamos a cabo una dieta saludable. Para solución ar este problema, podemos recurrir al ajo, ya que reduce los niveles de lipoproteínas.

El ajo es sobre todo un excelente desintoxicante para nuestro organismo. Nos ayuda a depurar toxinas, a eliminar parásitos y a liberar del cuerpo metales pesados como el mercurio o restos de medicamentos que el hígado no puede procesar. El ajo es rico en vitaminas A, B y C, muy adecuadas para estimular las funciones hepáticas. Otra de sus virtudes es la de desinflamar, de ahí que sea muy saludable consumir un ajo diario en caso de tener el hígado graso.

19. Tratamiento contra las infecciones vaginales

Un equipo de la Universidad de Xi’an Jiaotong (China), sugirió en un estudio que el extracto de ajo fresco tiene propiedades de inhibición frente a hongos como la Candida Albicans, causante de problemas como la vaginitis.

En dicho informe se hace patente además que, el ajo tiene mayor potencial de lucha contra estos hongos que algunos de los antibióticos que se encuentran en el mercado, como fluconazol o itraconazol.

20. Ayuda a mejorar el humor

La apatía o irritabilidad, detonantes de los cambios de humor, están a veces relacionadas con la dieta.

Está demostrado que añadir vitamina B6 a nuestro régimen alimenticio mejora sustancialmente el humor. ¿Y qué producto es rico en esta vitamina? ¡Exacto! El ajo contiene una media de 1,2 mg de vitamina B6 por cada 100 gramos.

21. Ayuda a superar la anemia

Una de las causas principales de la anemia es la incapacidad del organismo de crear suficiente cantidad de glóbulos rojos. Mala alimentación o deficiencia de hierro o algunas vitaminas suelen ser las causantes de este padecimiento.

Un remedio casero es tomar ajo crudo. No solo tiene capacidad para ayudar a formar de glóbulos rojos, sino que ayuda a que se mantengan fuertes gracias a sus propiedades.

22. Bueno para la próstata

Un estudio desarrollado con ratas, sugiere que el ajo tiene una capacidad protectora frente a la alteración bioquímica de las glándulas malignas de la próstata inducidas por el Cadmio (Cd).

¿Por qué es bueno comerlo en ayunas?

Célebre por espantar a vampiros y a pretendientes indeseables, el ajo tiene además otras propiedades curativas que incluso te ahorrará dinero en citas al médico. Quizás también su olor no sea tu aroma favorito, sin embargo no está de más conocer los beneficios del ajo en ayunas para tu organismo.

El ajo posee un alto valor nutritivo y contiene muy pocas calorías. 28 gramos contienen 42 calorías, y mucha vitamina C, vitamina B6 y manganeso. Tomar un diente de ajo en ayunas puede sonar a remedio de abuela, pero desde la Fundación Española del Corazón (FEC) se recomienda incluir ajo en la dieta no solo para reducir el colesterol malo y proteger nuestro corazón, sino como remedio depurativo, antiséptico y antibacteriano.

Consumir el ajo en ayunas es muy bueno para desintoxicar el organismo, además si se toma de manera continua y a largo plazo podemos prevenir ciertos tipos de cáncer, diabetes y problemas que tienen que ver con los nervios y estados depresivos.

Para obtener todos y cada uno de los beneficios que el ajo nos brinda, debemos consumirlo preferiblemente crudo, ya que en el proceso de cocción puede perder muchas de sus valiosas propiedades.

A lo mejor su sabor te resulte demasiado fuerte debido al contenido de azufre, pero si te pones a analizar todos los beneficios que puedes obtener, el olor pasará a un segundo plano y te dedicarás a comerlo sin tanta prevención. Lo más recomendado es comer dos dientes al día, de este modo podrás sentir sus poderes curativos.

Recuerda que para evitar la molestia del sabor y el olor que te queda después de comer el ajo, puedes optar por los comprimidos naturales que puedes encontrar en cualquier tienda que ofrezca esta clase de productos. Asimismo, se puede combatir tomando un poco de jugo de limón o masticando una hoja de menta. Lo importante es no privarse de obtener los beneficios de este maravilloso producto natural.

Ajo para sanar

Un refrán popular de los países de América Latina dice “ajo cocido, ajo perdido”. La forma en que se prepara y se ingiere el ajo es importante para obtener sus beneficios. La mejor forma de aprovechar todas sus propiedades medicinales es consumirlo en forma cruda ya que cocido pierde más del 90% de su efectividad. Puedes comerlo entero, picado muy finamente o machacado.

Esencial en la cocina

Aunque en herbolarios y dietéticas se pueden encontrar perlas, tinturas y otras presentaciones, no hay remedio o medicamento de ajo más eficaz y completo que los propios dientes frescos consumidos con regularidad.

Cómo prepararlo para que no se pierdan las propiedades

Si calientas un diente de ajo entero vas a desaprovechar gran parte de sus propiedades.

La mejor manera de consumir el ajo es crudo. Si quieres cocinarlo, machácalo bien media hora antes, así permitirás que se formen las sustancias beneficiosas y estas resisten el calor.

Incluir en la dieta de 1 a 4 dientes al día permite beneficiarse de sus propiedades, tanto para prevenir como para aliviar determinados problemas de salud.

Trucos para utilizar el ajo cómodamente

Para suavizar su sabor y evitar que pique se parten los dientes por la mitad y se retira el germen verde con un cuchillo, o bien se escaldan un minuto o se dejan en remojo, pelados, un par de horas.

Otra opción es no usar el ajo directamente, sino el aceite aromatizado, o frotar con un diente la fuente de la ensalada.

Para pelarlos con facilidad se aplastan con el pulgar o la hoja del cuchillo.

Para eliminar el olor de tus manos, lávatelas bajo el chorro de agua fría, sin frotar.

7 buenas combinaciones con ajo

Generalmente se asocia a otros ingredientes con los que combina muy bien, como el pan, el aceite, la sal y plantas aromáticas como perejil o albahaca. Otros compañeros privilegiados son la uva y los frutos secos.

  1. Es un clásico preparar tostadas de pan con ajo frotado, sal y aceite.
  2. También es fácil y usual picar el ajo crudo junto con perejil para aderezar las ensaladas.
  3. En la preparación «al ajillo» se pica sobre patatas, arroz, pasta o mijo justo al acabar la cocción, de modo que el propio calor del guiso neutraliza y modela su sabor.
  4. El ajo crudo triunfa también en salsas como el ajoaceite, el ajoarriero, el mojo canario o el pesto genovés, y en sopas frías como el gazpacho o el ajoblanco.
  5. Laminado en trozos menudos forma la base de los sofritos junto con la cebolla, el tomate y el pimiento verde, inicio seguro para cualquier guiso.
  6. Un salteado más novedoso pero no menos sabroso es con trocitos de apio y jengibre.
  7. Si hay algo tan viejo como tradicional es la sopa de ajo. Sus ingredientes, junto al ajo, son pan duro, pimentón, aceite, agua y sal.

Curiosidades del ajo

  • La Feria de San Pedro de Zamora está dedicada de forma exclusiva al ajo.
  • Aunque no se ha demostrado científicamente, existe la creencia de que al untarse ajo en la piel se ahuyenta a los mosquitos.
  • España produjo 175.000 toneladas de ajo la campaña de 2015. Casi 10.000 correspondían a la región de Castilla-La Mancha, región de la Unión Europea (UE) que más produce.
  • Los indios Cherokee utilizan el ajo para liberal a los caballos de problemas de mucosidad.
  • La cultura popular ha asociado al ajo a la brujería, hechizos, maleficios o símbolo de protección y buena suerte.
  • “Los hombres que comen ajo son más atractivos para las mujeres” concluyó la Universidad de Stirling (Escocia) y la Universidad de Charles (República Checa) en una investigación en conjunto.
  • Para combatir el mal aliento producido por el ajo se debe masticar hojas de perejil o menta.
  • Como dato curioso te comentamos que, si bien no está comprobado que ahuyente a los vampiros, el ajo es incluso un excelente repelente natural de mosquitos, seguramente te será útil este dato en un campamento donde solo hay ajos. Ahora que sabes un poco más sobre los beneficios del ajo en ayunas esperamos que cuando lo consumas no lo desprecies por su olor, seguramente, en el centro se esconden el remedio a algún asunto de salud.

Precauciones con el ajo

Aunque el ajo puede considerarse un ‘superalimento’, la moderación en su consumo es clave para que no resulte nocivo.

Personas con problemas estomacales o que se encuentran sometidas a tratamientos anticoagulantes deben abstenerse de su ingesta para no sufrir problemas gastrointestinales.

A pesar de todos los beneficios del ajo, su consumo también puede tener ciertas contraindicaciones. Así, para quienes sufren de estómago delicado o padecen dolencias como la hipoclorhidria (escasez de ácido gástrico en el estómago), el consumo de ajo crudo o frito les puede resultar indigesto y generar ardor. Asimismo, si se abusa del ajo, puede sufrirse ardores de boca y de esófago. Y en la piel puede llegar a provocar dermatitis de contacto.

Si te molesta mucho su olor o no lo toleras bien, puedes adquirir complementos naturales de ajo en comprimidos, para poder aprovechar todas sus propiedades.

El mejor Ajo lo tiene Nature’s Sunshine…

HIGH POTENCY GARLIC (Ajo de alta potencia)

Qué es High Potency Garlic de NSP

El ajo de NSP posee importantes compuestos que contienen azufre. Además tiene 17 aminoácidos, incluyendo los 8 aminoácidos esenciales, minerales como el calcio, hierro, potasio, selenio y zinc. Todos estos se unen formando un poderoso antioxidante herbáceo que ayuda a mantener la salud del cuerpo.

High Potency Garlic Ventajas de NSP

Después de un análisis de muestras tomadas al azar, hallamos que High Potency Garlic tiene más alicina potencial (T AP) que otros, el ajo de NSP es cultivado en Xinjiang, en China, irrigado con aguas puras subterráneas procedentes de las montañas nevadas de Tian Shan, esta variedad de ajo es valorada por encima de todas las demás por su gran potencia y gran calidad.

Es deshidratado en un ambiente cuidadosamente controlado para proteger las enzimas y otros compuestos altamente sensibles al calor, los cuales son los responsables de tantos de los beneficios nutritivos del ajo fresco.

VER HIGH POTENCY GARLIC

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.