Colágeno para qué sirve

El colágeno es una proteína cuya función es mantener unidas las diferentes estructuras del organismo. Es la molécula proteica más abundante en los vertebrados y se calcula que una de cada cuatro proteínas del cuerpo es colágeno (aproximadamente el 7 por ciento de la masa corporal de un ser humano).

Funciones del Colágeno

El colágeno se encarga de unir los tejidos conectivos (músculos, tendones, ligamentos, piel, huesos, cartílagos, tejido hematológico y adiposo y órganos). De esta manera, actuaría como un elemento de sostén que permite mantener unido el conjunto del cuerpo. Su función consiste en la formación de las fibras a partir de las que se crean las estructuras del organismo; por lo tanto, es el responsable del grado de firmeza y elasticidad de estas estructuras y tiene un papel esencial en su hidratación.

La fibra de colágeno tiene la capacidad de mezclarse con muchos tipos de sustancias y minerales: en el caso de los huesos, la combinación del colágeno con cristales de calcio permite la formación de una estructura dura y rígida; en la piel, se mezcla con la elastina y la estructura resultante tiene forma de red; en el caso de los cartílagos, se combina también con elastina y con otro tipo de sustancias y forma un gel que absorbe los impactos producidos por los movimientos de las articulaciones. Esto ocurre con todas las estructuras y tejidos del cuerpo.

A medida que pasan los años y el cuerpo envejece, la producción de colágeno se va reduciendo gradualmente. Se calcula que a los 40 años el organismo produce la mitad de colágeno que en la adolescencia. Esta reducción en los niveles de producción provoca, entre otras cosas, la pérdida de elasticidad y flexibilidad de la piel, dolores en las articulaciones y músculos, osteoporosis, deterioro en la vista, deficiencias circulatorias, molestias en dientes y encías, etcétera; es decir, el deterioro propio de la vejez.

Tipos de colágeno

Hay mucha desinformación sobre los tipos de colágeno, en el cuerpo humano hay más de 20 tipos de esta proteína. Por cantidad e importancia destacamos dos:

Colágeno tipo I

  • Es el más abundante en nuestro cuerpo. Sobre todo en los huesos y tendones, la piel y la córnea
  • Aporta flexibilidad y elasticidad a los tejidos

Colágeno tipo II

  • Se encuentra principalmente en los cartílagos
  • Confiere resistencia a la presión

Qué tipo de colágeno necesitas: colágeno tipo I o II

El colágeno tipo I y tipo II tienen una composición de aminoácidos muy similar. Lo que los diferencia es en cómo se unen y se estructuran estos aminoácidos. Las estructuras diferentes son las que confieren diferentes funciones a los dos tipos de colágeno: colágeno tipo I (flexibilidad) y colágeno tipo II (resistencia a la presión). Cuando ingerimos colágeno hidrolizado, el intestino absorbe los aminoácidos que viajan por la sangre hasta llegar a los diferentes tejidos. Las células de cada tejido son las que recomponen los aminoácidos y fabrican colágeno. Por lo que es indiferente si el colágeno es tipo I o II. Lo importante cuando tomamos un complemento alimenticio a base de colágeno es asegurar que la toma diaria es de 10 g de colágeno hidrolizado. Esta es la cantidad mínima de colágeno para cuidar las articulaciones y la piel. ¡Y notar los beneficios!

Colágeno para la piel

La principal función del colágeno es la de crear y mantener las estructuras de los tejidos que forman el organismo, incluida la piel, por lo que tiene una importancia decisiva en propiedades como la firmeza y flexibilidad. El aspecto de la piel, las uñas o el cabello dependen considerablemente de esta proteína. Aunque la producción de colágeno se reduce irremediablemente con la edad, existen una serie de remedios que ayudan, en cierto grado, a restaurar los niveles de esta sustancia en el cuerpo, como el colágeno hidrolizado (es decir, que ha pasado por un proceso de hidrólisis, que es la ruptura de ciertas moléculas para que el colágeno pueda ser absorbido por el organismo). Este producto suele estar como colágeno en polvo, aunque también existen las pastillas de colágeno.

En ocasiones, a la hora de tomar colágeno también se hacen distinciones entre la proteína procedente de animales y la que procede de los peces, que se conoce como colágeno marino.

Colágeno para músculos y articulaciones

Uno de los productos más destacados es el colágeno con magnesio, que contribuye al correcto funcionamiento de músculos y ligamentos. Esto se debe a que el magnesio es un mineral que interviene en el proceso de formación de las proteínas, por lo que favorece el efecto del colágeno.

La combinación de colágeno y ácido hialurónico también tiene efectos positivos sobre músculos y articulaciones. El ácido hialurónico se encuentra en los huesos y la piel, actuando como lubricante para cartílagos y ligamentos, lo que aporta importantes beneficios:

  • Al actuar como lubricante para cartílagos y ligamentos, genera un efecto protectorante determinadas fuerzas mecánicas.
  • Ayuda a recuperar la elasticidad, disminuyendo el dolor y mejorando la movilidad de las articulaciones.

Ayuda a prevenir lesiones deportivas, como distensiones y tendinitis.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.