La importancia de la Clorofila Líquida y nuestro PH

El pH es el grado de acidez o alcalinidad del organismo y se mide por medio de la sangre, orina o saliva; dependiendo del rango obtenido se determina si el pH es ácido (menor de 6.5), o alcalino (mayor que 7). La escala del pH puede variar de 1 a 14 puntos, el rango óptimo es de 6.5 a 7. Existen varios factores importantes que afectan su aumento o disminución, analicemos algunos de ellos:

Un estado de acidez menor a 6.5 es ocasionado por:

  • Una dieta desequilibrada (mala nutrición).
  • Contaminación ambiental (sustancias tóxicas).
  • Estrés (falta de ejercicio).
  • Intoxicación del organismo (medicamentos y químicos en los alimentos).

Una persona con un organismo ácido continuamente se enferma y es muy difícil restablecer su salud a pesar de que se le suministren medicamentos o suplementos alimenticios (vitaminas y minerales).

Los principales síntomas de un organismo con pH ácido son:

√ Cansancio crónico

√ Dolor de espalda

√ Uñas quebradizas

√ Aumento de peso sin razón aparente

√ Calambres

√ Pelo reseco

√ Piedras en riñones o vejiga

√ Enfermedades continuas

Un organismo ácido crea un sistema con falta de oxígeno, provocando el medio ideal para que se reproduzcan bacterias y virus. Un organismo ácido no puedo absorber los minerales como el hierro o el yodo debido a que se necesita un pH entre 6.4 y 6.8 para que sean asimilados.

¿Qué sucede cuando el organismo no asimila los minerales?

Cuando un organismo no puede absorber los minerales (calcio, magnesio, potasio, sodio, etc.), tiende a equilibrar dicha falta en forma natural, es decir, los extrae de los órganos vitales y huesos para poder contrarrestar el exceso de ácido, esto provoca:

Desmineralización: La disminución o la pérdida de la cantidad requerida de minerales produce la desmineralización de los órganos alterando su buen funcionamiento y descalcificando los huesos. Esto puede generar una osteoporosis.

Acumulación de ácido: Al no eliminarse el ácido, éste se acumula en los músculos y las articulaciones ocasionado dolores continuos, piedras en los riñones y vejiga. El cabello y las uñas se debilitan quebrándose con facilidad. Esto se debe a que el organismo no absorbe el silicio que necesita para mantenerse sano.

Hipotiroidismo: Al no asimilarse el yodo la persona puede aumentar de peso debido a que las células tiroideas no pueden asimilarlo, provocando hipotiroidismo (funcionamiento lento de la glándula tiroides).

Anemia: Cuando el organismo presenta acidez, el hierro no se asimila y esto trae como consecuencia una anemia. Algunos de los síntomas más frecuentes son: cansancio, debilidad general, dolor de cabeza, mareos y malestar en general.

Asegura que tu organismo tenga un pH equilibrado entre 6.5 y 7. Todo ser humano necesita tener un pH equilibrado para poder absorber los minerales necesarios para estar saludables.

Si tu organismo presenta un pH ácido menor a 6.5, puedes desarrollar:

√ Síndrome de fatiga crónica √ Arteriosclerosis

√ Hipertensión arterial √ Artritis

√ Gota √ Osteoporosis

√ Endurecimiento y tensión muscular √ Insomnio

√ Incremento en el riesgo de cáncer e infecciones √ Obesidad

¿Cómo puedes medir el pH de tu organismo?

Utilizando una “cinta reactiva” que medirá el pH de tu saliva.

Indicaciones: Realiza la prueba 1 hora antes de consumir cualquier alimento (mañana) ó 2 horas después de consumirlos.

Coloca la tira de color debajo de la lengua, previa salivación.

Deja actuar por 30 segundos y retírala.

Compara la tira con el panel de color.

Sugerencia: Efectuar la prueba del pH por lo menos 2 veces por semana.

Si presentas dificultad para equilibrar tu pH además de consumir Clorofila, debes tomar Calcium Magnesium.

Si tu nivel de pH es mayor a 7 (alcalino), indica que tu organismo está reaccionando a un exceso de acidez, al tratar de neutralizarlo produce sustancias alcalinas de forma desequilibrada.

En este caso, además de tomar Clorofila debes tomar vitamina C, esto te ayudará a reducir la alcalinidad del organismo equilibrando el pH (ácido + alcalino = neutro).

Cómo equilibrar el pH de tu organismo

Tomando Clorofila líquida: se ha comprobado que la Clorofila tiene la propiedad de nivelar el pH del organismo, además de limpiar y fortalecer los sistemas: circulatorio, digestivo, inmunológico, reproductivo y respiratorio.

La Clorofila líquida proporciona vitalidad, agilidad mental, mayor tolerancia y resistencia a enfermedades; por sus grandes beneficios es vital tomar suficiente Clorofila líquida hasta nivelar el pH.

Recomendación: Ingerir diariamente como mínimo 2 litros de Clorofila líquida diluida previamente en agua (2 cucharadas soperas por litro de agua)  (entre más concentrada más rápido es su efecto).

Mejorando la dieta alimenticia: se recomienda aumentar el consumo de frutas, vegetales y granos completos de cereales e ir reduciendo el consumo de azúcar refinada y alimentos ricos en ella.

El poder de la Clorofila

Como podemos observar, las plantas tienen un compuesto extraordinario que las mantiene sanas, brillantes y frescas, siempre que se les proporcionen los elementos básicos e indispensables, lo mismo sucede con los seres humanos. Si procuramos una vida sana y equilibrada en la que se aporte los nutrimentos necesarios, tendremos energía, alegría y belleza por más tiempo.

Sabemos que para la gran mayoría de personas esto puede resultar difícil o inalcanzable, pero si las plantas lo tienen, también nosotros, solo debemos utilizar su secreto, debemos consumir Clorofila.

Más poderes de la Clorofila

Durante todos los años de investigación, se han descubierto muchas formas de usos de la Clorofila líquida, entre las que encontramos:

Acné: Lavar la zona afectada y aplicar Clorofila con un algodón.

Amigdalitis: Hacer gárgaras con Clorofila sin diluir para controlar el proceso infeccioso.

Anemia: La Clorofila aumenta la cantidad de hierro en la hemoglobina de los glóbulos rojos.

Anginas: Tomar vasos con Clorofila constantemente, así como hacer buches y gárgaras hasta que se controle la infección.

Antitranspirante: Para pieles sensibles que no toleran los antitranspirantes, el tomar todos los días Clorofila desodoriza el cuerpo de adentro hacia afuera; también se puede aplicar directamente en las axilas.

Caries: El tomar Clorofila ayuda a eliminar las bacterias que causan caries.

Cicatrización: La Clorofila contiene vitamina K, la cual es responsable de una buena cicatrización, así que aplicado o tomado, ayuda en las heridas y a evitar infecciones.

Conjuntivitis: Aplicar 1 ó 2 gotas en cada ojo, para ayudar con la infección.

Diarrea: Tomar Clorofila con agua para prevenir la deshidratación.

Digestión: Tomar Clorofila en las comidas, ayuda a una buena digestión por las enzimas que contiene.

Eczema: Para sarampión, varicela, escarlatina o rubéola, después del baño aplicar Clorofila con una gasa.

Garganta inflamada: Hacer gárgaras con Clorofila sin diluir.

Gingivitis: Después del aseo dental con cepillo, cuando se presente el sangrado, hacer buches con Clorofila sin diluir, dejándola reposar un rato en la boca.

Hemorroides: Aplicar fomentos de Clorofila sin diluir en la zona afectada.

Heridas: Lavar la herida y aplicar la Clorofila directamente o con una gasa para estimular la cicatrización.

Herpes zóster corporal: Aplicar después del baño.

Hongos: Aplicar con algodón en la zona afectada. Si se encuentra en pies o en manos, sumergir unos minutos en agua con Clorofila.

Indigestión: Tomar agua con Clorofila para activar la producción de enzimas.

Inflamación de ojos: Aplicar compresas con Clorofila fría en los párpados.

Infecciones urinarias en niñas: Como es difícil controlar su aseo, se recomiendan baños de asiento para limpiar la zona afectada.

Infecciones vaginales: Lavados de Clorofila diluida con ducha vaginal cada 24 horas por 3 días y repetir si es necesario.

Infecciones intestinales: Tomar Clorofila diluida en agua durante el tiempo que dure la infección.

Insolación: Tanto para la deshidratación interna como para la piel usado externamente.

Lactancia: Tomar 2 litros de agua con Clorofila para dar calidad a la leche materna y en algunos casos para incrementar la cantidad.

Leucemia: Tomar en grandes cantidades durante el días.

Llagas: Aplicar directamente o dejar una gasa mojada de Clorofila.

Mal aliento: Hacer buches después del aseo dental, así como consumir Clorofila con agua durante el día.

Piel de atleta: En baños con Clorofila, ayuda a reducir los síntomas como resequedad y mal olor.

Picaduras de insecto: En lugares calurosos donde los insectos abundad, la Clorofila ayuda a que se sequen con mayor rapidez sin dejar cicatrices.

Quimioterapia y radiación: Para ayudar al cuerpo a proteger y regenerar las células sanas así como evitar la caída del cabello, tomar durante todo el día, antes y después de los tratamientos agua con Clorofila en abundancia.

Rozaduras bebés: Para la piel delicada de los bebés, es mejor algo natural sin químicos para proteger, sanar y restaurar su piel.

Sinusitis: Con un gotero aplicar Clorofila diluida en las fosas nasales.

Té: La Clorofila en infusión junto con algún té como manzanilla, ayuda en dolores abdominales y flatulencias, además de ser un refrescante natural.

Tos: Tomar sin diluir 2 cucharadas en la noche.

Transfusiones de sangre: Tomar Clorofila antes y después para apoyar la recuperación.

Úlcera péptica: Se recomienda tomar durante todo el día diluida en agua.

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.